jueves, 19 de abril de 2018

JEAN-BAPTISTE MARCKENSON: Poesía Actual de Haití





JEAN-BAPTISTE MARCKENSON  (Haití, 1985) Escritor e ingeniero industrial. Nació en un pueblo de Haití fronterizo con República Dominicana, en el que no había biblioteca. Sin embargo, desarrolló un talento en la escritura reflejado en varios premios literarios. Publicó Sobresaturado en República Dominicana en el año 2011. Actualmente vive en Chile, donde cursa una maestría en estudios internacionales. Marckenson es uno de los 23 autores de toda América Latina y el Caribe que participan del Proyecto Arraigo/Desarraigo, una red digital de escritores latinoamericanos. 


Selección por Gladys Mendía del libro Sobresaturado







Madiba, el dios de la libertad


En Homenaje a Nelson Mandela (MADIBA) 2010

Ante el fuego somos negros todos
APATHEID recocía nuestro cuerpo
quemaba nuestra casa
nuestra cultura
para blanquearnos.
El humo le olía mal a Madiba
La sangre negra derramaba
sobre la superficie de los océanos
de los siglos blancos
por la preciosa libertad
De Pollsmoor a Víctor Verster
escondía la libertad musculosa
y madura durante 27 años
Paloma pacífica de mi pluma
encerrada en la jaula de los predadores
pero su carne no es comestible
El tiempo olvidaba sus alas
el tiempo olvidaba su hambre
el tiempo olvidaba su pareja
el tiempo se desplumaba
re-plumaba...
el tiempo siempre estaba pensando en libertad
Color impermeable de mi pluma
prohíbe a toda espada y cañón
conocer el de tu sangre.
Cuando salía la semilla de su fruta
se dio cuenta que tu sangre era agua:
«detesto el racismo,
porque lo veo como algo barbárico
ya que venga de un hombre negro o un hombre blanco».
Conciencia de agua límpida
llena de arenas de justicia
de paz
de integridad
Ataúd siempre te rechaza
no tiene la potencia
para soportar tu inmensa masa
¡Increíble!
Si la muerte cuando tiene sed o no
toma en cualquier pozo
Mil luchas y ninguna corona
para que tengas hombre como nombre.
Vives demasiado y no morirás
para que te llamen mártir
27 años en el Tártaro es más horrible
que 3 días de crucifixión
Madiba, tú eres un dios,
el dios de la libertad y de la penitencia.
Si encuentra a Madiba en África
dígale que hay un negro en esta isla
que tiene sed de conciencia, el tártaro



Sobresaturado


A David Alexander Sena

Capturado en mi campo de caña
esclavo de mi botella de miel
buscando el sabor amargo de tus labios, 

de tu pecho, de tu piel...
Como mi única camisa blanca
que me pongo al revés
para limpiar la suciedad
así te coloco
para esconder tu dulzura
¡Fracasode mayor grado!
En tu sangre, 

en tus huesos y en tu médula...
¡Me he vuelto loco!
Tienen hambre de ti
Hormigas celosas me caminan,
pero no tienen alas
esperan tu caída imposible
para endulzar la tierra insípida
Vivimos sobre una rama del cielo.
¡Qué me importa tu adiós!
¡Estoy ya sobresaturado
caminando borracho
sobre las nubes del amor!



Malditas lágrimas del cielo


Malditas lágrimas del cielo
que odia la sed de mi suelo deshidratado
donde las semillas al fondo
mueren en silencio
en las tripas de las hormigas
Una verdad roja que brilla a mi espada
Malditas lágrimas del cielo
que siguen fluyendo sobre la cara del río
que nunca está triste: siempre está llorando.
No llores por las casas sin techos.
No llores por mis hermanos
que duermen con los ojos abiertos
sobre el lecho de la leche en polvo
Después de ordeñarla
durante más de dos siglos
-imposible de huir la leche-
la vaca no tiene más leche
Que lloren las semillas
que darán frutos y flores
para una quisqueyana nueva.



Me voy


A Sor Marie Eugéne Pierre
(Haití 1950-República Dominicana 2012)

Quiero rehacerme
con las mismas piezas con que Dios hizo el mundo.
El viento abre y cierra la puerta
como la muerte idiota que entra y sale sin tocar.
Que me corte la cabeza
sin anestesia
y ponga volante;
que me rompa miembros,
y pegue ruedas;
que me talle corazón,
e instale motor,
que me brote sangre,
e inyecte gas.
¡Pase la llave!
Ya me voy
¡Oye, ven acá!
Tú olvidas ponerme freno.



Hijo de los residuos

No tengo madre ni padre
no soy huérfano
No tengo amores
ni amigos
no estoy soltero
Soy el hijo del papel herido
por las puñaladas de los bolígrafos
Soy el amor del papel atropellado
por el teclado de las computadoras
soy el amigo de este mismo destrozado
por los dientes de ratones.




Esquicio de la caída


A José Mármol

Voy a pintar a su caída una manzana
amada por su rama
y la rama que se estira detrás de su manzana
sabiendo que la voy a plasmar
se queda suspendida con su sombra
en el hilo del viento
con pincel a mano
para pintar de negro el deseo de mis dientes.





No hay comentarios: