martes, 24 de abril de 2018

CARLOS IVAN PADILLA: Poesía Actual de Venezuela





CARLOS IVÁN PADILLA ( Caracas, Venezuela 1993) Auxiliar Docente de la cátedra de Estética y Filosofía del arte en la Escuela de Filosofía de la UCV. Autor de «Mareas» (NSB, 2016; premio a la V Edición del Concurso “Por una Venezuela Literaria”, mención Narrativa), y «Avatares» (Monte Ávila Editores, 2016; premio a la XIII Edición del Concurso para Autores Inéditos 2015, mención Poesía); Tercer lugar en el 1º Concurso de Poesía Physis, 2017; Ganador del III Concurso de Poesía Jóven Rafael Cadenas, 2018. Actualmente en Buenos Aires, Argentina.
Instagram: @liturgias
carlosnph@gmail.com


Selección por Gladys Mendía



De Avatares


Palabra

Penetrante el significado
posee todo cuanto toca

Irguiendo ciudades
con torres de altura inconmensurable
determina
Para que nada quede fuera de su agarre
ni del cielo.




Pestaña

La distancia entre la boca y el ojo es nula

La pestaña puede sentirlo
fundando así
el devenir

En tanto mirada que se limita en cada parpadeo.




Rayo [o la tierra]

La piedra sólida recibe la visita de los estruendos
[de antaño
una luz que la rompe
se impone en la creación como un golpe fatuo
deslumbrando y arrebatando

La solidez recibe el puño de la mirada
de la infinitud de la palabra

El venir a ser informando a las grietas
que en sus núcleos
dominan el movimiento
entre roces que generan los distantes rugidos del trueno

El rayo en la tierra
es el dedo índice del avatar.




Nube [o el cielo]

Difusa se eleva entre el espacio y la potencia
siendo cama de luz

La identificación en el otro
en reflexión
crea amorfas fuentes de cambio
sin ser así materia prima

Al mirar al cielo entre las sienes
se llega a los confines de lo propio.





El gato

En cada rincón esconde lo dantesco, que se alcanza con
[la zarpa
Me muevo en la tutela del sueño
me encuentro en la calma del segundo párpado
Sigiloso merodeo las esquinas en busca de los escritos
Merodeo los intentos de una mitopía.




La alfombra

Los polvos que gotean de mis sienes
se han perdido en el valle de ceniza y sucio
Escucho sus cuchicheos
escondiéndose detrás de cada bala perdida
He dejado caer mis migas entre los surcos
entre la maleza roja de un pabilo oloroso
Las motas se debaten entre galopantes y serendipias.





***

El ojo
que te mira
no será cálido en su sentencia

Será veraz
e infame

Será lluvia en páramo
calima en volcán

Intocable desde torres
punzante desde lejanías
Juzgándote
con toda la fuerza que la pestaña le delega.






No hay comentarios: