domingo, 28 de mayo de 2017

MARÍA GUTIÉRREZ: Poesía Actual Argentina




María Gutiérrez (1954). Socióloga. Docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Realiza talleres de poesía con Romina Freschi. En poesía publicó el libro Anarquía de las nubes (pájarosló editora, 2008) y el antologías independientes como laplanatersuradecolgar (2005), liames de colgar entre las Vestes (2006), Gratis (2007), Ama-zonia 3.0 o Realidad Real (2008), Poesía Manuscrita 3 (2010), entre otras. Colaboró con diversos artículos en la Revista Plebella.

Selección por Gladys Mendía de Punto que simula fijo (Ediciones La Parte Maldita, 2014)



el mar
lleva y trae caracolas
energiza agota
mis deseos
todos




sobre el azul espumante, pececitos de colores navegan
entre aguas tornasoladas. la bola gira y gira, arrojando
brillosos destellos. salpicados por la sal marina,
curando las heridas de un ladrido agudo que
la costa desparrama. el olvido, disparando rayos de
dolor, intenso, aproxima, sin siquiera darnos cuenta,
un recuerdo. la luna multicolor ocupa el cielo, pidiendo
permiso a las estrellas estables y fugaces. los verdes,
de variada intensidad, rotan sus mezclas agridulces
en tamaños diversos. mirada que abarca aquello largo
e intenso, que dos o tres caballos, a tranco cansino,
aproximan, girando sus crines para ordenar la hilera,
a pececitos y estrellitas de colores tornasolados que
el mar, a golpear el límite, arroja.






yo las rosas del deseo, de aquel único jardín
rodeado de las rejas mejor labradas del mundo
Ana Ajmátova

pasto corto verde intenso
flores
conejitos nomeolvides
rosales
de colores diversos

jardín dibujado
canteros redondeados
ladrillos a la vista
entre caminitos de lajas

mi madre y mi padre
enarbolando el pico y la azada
roturan cada milímetro de la tierra
humedecida
con la regadera de lata

en el centro
custodiando el tesoro
los enanitos
mirando el espectáculo de la obra
sin pestañear
guardianes de la primavera
lugartenientes del invierno

trajes diversos
rebeldes
dueños del lugar
mostrando
con la carretilla llena de tierra
el trabajo de hormiga
que enorgullecía
aquella casa.






caída suave
en pendiente inclinada
como un mantra
el vértigo desparrama
atolladero

se derrumba la historia
real, imaginaria, mítica
explayada sin fronteras por la planicie donde el sol se esconde
a miles de kilómetros de distancia

de esa inmensidad, la necesidad del más allá
del silencio, la voz
la deriva}sensación mortífera vital
enjambrada en movimientos

punto que simula fijo
partir, buscar
lugar del que nadie es hasta que el epitafio lo convoca






acompañé a morir a mi madre dos veces
Tamara Kamenszain






tenía escasos diez años
corriendo por la veredita de la escuela mi tía
con el camisón sobrepasando el abrigo

desmarañada estaba de pie
despacito llegué hasta la estufa hogar
lentamente me desabroché el guardapolvo

así de improviso desapareció mi padre
sin mediaciones se disolvió mi madre
solos, con mis hermanos
la mesa teñida de silencios tejía fantasmas





naturaleza

me despierto lentamente
escucho el trinar de algo parecido a pájaros
me sorprende ese cantar en la ciudad
revuelvo la tierra de las masetas en el balcón
el viento mueve los eucaliptos
las aspas del molino rítmicamente
escupen agua hacia el tanque australiano
una moto acelera
atraviesa la barrera como en carrera de fórmula uno
la variedad de la fauna a los gritos
marca el amanecer, descorchando la noche
ruiditos de sapos y ranas croando al unísono






gótica

            palabras como mapas
            Adrienne Rich

miro el mapa
recorro con el dedo hasta un punto
el azar me detiene
¿dónde estoy? ¿en qué ciudad?

es mi ciudad
invisible e invisibilizada
la recorro la imagino
la transito lentamente hasta perderme
ese mapa ese espejo
cartografía de mis ausencias
de caminos confusos
mal trazados

me interno por las callejuelas
se transforman en laberintos
no hay papel cuadriculado que pueda marcar
milimétricamente ese espacio
el intento de transitar por lo imaginario de la Plaza del Rey encerrada
entre cuatro paredes góticas
iluminada en cada recoveco

sonidos y voces tenues
por momentos atronadoras
me pierdo en la coreografía de los cuerpos
que se arman y desarman
a veces van
otras vienen
y yo me pierdo

¿dónde estoy?

agarro el mapa
la ciudad fotografiada en papel
no es mi ciudad
divago
leo carteles

miro a los costados oscuros
escucho idiomas
rostros voces miradas
y yo descendiendo
a un lugar que por un túnel
me transporta incesantemente
a algo
parecido a mí.






pasa y pasará
la memoria clama
grita












No hay comentarios: