martes, 9 de mayo de 2017

ÁNGELA NEIRA-MUÑOZ. Poesía Actual de Chile




Angela Neira –Muñoz (Tomé, 1980). Docente, Magíster en Literatura, Máster en Igualdad de Género y Transformación social, Estudios Doctorales en Lingüística, Diplomada en Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Ha publicado los libros Tres escenas en la vida de Alicia(s) (dramaturgia), 2009, Ed. Al Aire Libro. En el año 2015 publica Menester (poesía), Ediciones Etcétera. Esta obra recibe el Premio Ceres – año 2015- categoría Artes Literarias. Y en el año 2016 la Editorial Pez Espiral publica la segunda edición de su libro Tres escenas en la vida de Alicia(s). Este año 2017, se publicará su libro de poesía "Tengo una deuda" (beca de creación del Fondo del Libro y prologado por Diamela Eltit). Desde el año 2015, planifica y propone la primera Cartografía Crítica de las Escritoras del Biobio. Además es productora de Ediciones “Mujeres de Puño y Letra”, mediadora cultural e investigadora en narrativa escrita por mujeres y arte performance.

Selección por Gladys Mendía del libro Menester, Ediciones Etcétera, Concepción Chile, 2015.




Escribo

Escribo como narrando:

Esta tarde
siempre alejada
llegué a concebir la mayor cercanía que jamás había sentido.





Suave demencia

Sí.
Es una enfermedad.
Esa es la excusa para amar tan maléficamente.
El amor es la causa de los ataques nerviosos
Y de las sanguinolentas cartas enviadas al Limbo.

Camino.
Intento encontrar la luz.
Tu sombra me niega la paz que busco cada noche de invierno.

Sí.
Estoy enferma.
Estoy enferma y me agredes en sueños y en estados de lucidez.
Ahí estás como premio a mi búsqueda inconsciente
inconsistente.

Es difícil precisar tu figura dentro del paisaje,
Sin embargo, sé que me miras y te diviertes
Con mis alucinaciones,
Mientras cae la noche sobre el abrigo negro.

Estoy enferma.
No logro juntar imágenes de humedad en el sol.
Padezco de un mal conmovedor.
En mí, el amor se consumió
Y adoptó el nombre de “locura leve”.





El pabellón

Mientras intentas desdibujar las cicatrices de tu lacerante país
Al fondo del pabellón
Pedazos de carne
Se inventan un cuerpo.





Trágame

Trágame
Desde mi lengua embriagada
Hasta el desfile de planetas rugientes
Trágame.

El amor está en un bar de mala muerte
El amor está bajo los puentes del mundo
Aunque ruidoso e intoxicado.
Solo digo que está
Y también les digo que a menudo beben de su clítoris colérico.

El amor está dentro de los cúmulos estelares
El amor está conectado a los aviones perdidos en el triángulo.
El amor bajó, tomó la forma de una larva y se depositó en mi velador.
El amor hace travesuras y cada vez que me tragas
Te trago.

Trágame
Cual si fuera la última gota de saliva
En el filo de tu lengua.





El viaje

Este es el viaje íntimo
Por las luces que encienden el camino.
Este es el viaje en que algunas mujeres
Fabrican dibujos en las paredes vírgenes.

Este es el viaje
En que algunos hombres
Adornan sus cuerpos con ajenjo.

Este es el viaje al estallido del sentimiento
Donde se apagan los párpados
Donde la vida rompe el pellejo del ansioso.

Este es el viaje
Y este es un poema que alguien escribió para leer durante el viaje.





(             )


                        A César Vallejo.

Basta de devaneos
Hablemos de ti.

Me sentaré sin rostro frente al espejo.
Me sentaré a mi lado para escuchar unos labios en FA

Me sentaré acurrucada dentro del cerrojo.
Me sentaré en tu mar anterior. Me posaré.

El rostro se ahogará dentro de tu océano de ( )
De entres
De devaneos.

Me sentaré sin rostro frente al espejo
Con la imagen gastada
Del roce de una pupila con un párpado
Con el deseo de articular una palabra
Que sea el sonido de MI
Silencio.

Me sentaré sin rostro frente al espejo
Con la imagen gastada del roce de una pupila con un párpado
Con el deseo de articular una palabra que sea el sonido de MI
Silencio.


ESO…
Así…
Despacito.
Así me sentaré frente al espejo. Sin rostro.




Dentro de un vaso

Las luciérnagas fabrican en los vasos
Una noche frágil
Un cuerpo destrozado
Un océano de palabras.

La sombra del océano ataca por la espalda
La sombra del océano cae sobre el cuerpo destrozado
En la noche
Frágil.

Yo te vi caminar junto a las luciérnagas
Yo te vi caminar dentro de mi vaso…
Así fue
Yo te vi caminar
Segura que sí.