martes, 24 de marzo de 2015

RODRIGO PALOMINOS CASTRO: Poesía Actual Chilena





Rodrigo Palominos Castro (1979, Concepción). Poeta. Escritor. Bioquímico [Universidad de Concepción (Chile)] Ganador del Premio Municipal "Juegos Literarios Gabriela Mistral" 2012, de la I. Municipalidad de Santiago. Beca de Creación Literaria, 2013 & 2015. Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Mención honrosa en el concurso nacional de poesía "Stella Corvalán", 2014.  Primera mención honrosa en el VI concurso nacional de poesía "Eduardo Anguita", 2010. Primera mención honrosa en el VII concurso nacional de poesía "Dolores Pincheira", 2010. Tercer lugar en el concurso nacional de poesía "Pedro Lastra", 2010. Mención honrosa en el concurso nacional de poesía "Carlos Pezoa Véliz" 2005, organizado por la Fundación Nueva Poesía. Sus poemarios inéditos: Una nevera vacía en el jardín (2010); Paisaje  Cero (2014). Poemas aislados aparecen en antologías: Selección de Poesía 2005, editada por Fundación Nueva Poesía (2005). PlexoSur: Poesía y Gráfica de Concepción, Valdivia, Temuco y Valparaíso. Editorial Segismundo (2015).


Selección por Gladys Mendía de Paisaje Cero (inédito)










LA TORMENTA DE LA PALABRA



I


El aleteo de una mariposa
   afuera en el jardín
impulsa una ventisca
en el monte Fujiyama


II


Esta palabra        impulsa una tormenta en el principio del mundo

Ahora, aquí         retengo la palabra, esta cuerda vibrante

                            la memoria 

                                                  que cruza el río

                            que refleja la sombra
                             que vuelve a mi cuerpo

     La palabra que es ahora

           que cruza la puerta
           donde al fondo refulge

           verde esmeralda

            lo que no soy


III


Elevo la mirada
  hacia la muerte:

un árbol seco en el jardín

  una hoja seca en el campo de escarcha

Las palabras se heredan en el cuerpo, y a través de los cuerpos
                                                                         recorren
                                                        el tiempo de los hombres









EL AVE DE LA HIERBA



I


Aquí, el blanco vacío.
Frente a mis ojos en la arena del poema.

En la tensión simétrica
En la secuencia de palabras sin imágenes.

En el apagón fulgurante de la nube de sonidos:

El ocaso enciende la linterna del rosal del jardín

El vacío del cielo se refleja en las hojas caídas


II


De esta quietud a la otra
la secuencia de palabras

De esta quietud a la otra
el único curso del río

De esta quietud a la otra
el único vuelo

para el vaho
de nuestra voz:

El ave de la hierba, sin embargo, en su vuelo circular
confrontando a cada instante a la dorada luz







MISSISSIPPI JOHN HURT


Después
de haber
subido
el silencio

al mástil de la tarde

Mississippi john hurt
              resuena

en la esquina

   de la pieza.

El verano afuera:
Brillan las cuerdas de plata de las raíces del álamo.

Después
de haber
subido
el silencio

al mástil de la tarde

Mississippi john hurt
              resuena

en el viento
en las piedras del camino
en la hierba seca

en este
blanco
espacio.

Afuera, es el comienzo del verano:

Me asombro,
Nada puedo añadir:

lo que diga
encubrirá el rumor del sol sobre la tierra,
el canto de la cigarra, el leve vaivén de las hojas del álamo:

Entre tanto

Mississippi john hurt
              resuena

en el mástil de la tarde:

sólo escucho: La puerta del mundo se abre








VISITA A LA TIERRA


Entre el musgo

y el aire

la cinta

de frío.

                  :

El sonido

fósil

del hombre.

        La sal)

Tocó

la tecla del piano

que viaja aguas adentro.

(espuma

Un haz de sal que brilla en el límite de la cala.

 cuarzo, arena, greda y cal)

Greda y cal

en la lámina de sol.

Cuarzo y arena

De la que emerge

el virus del verde. 

                            :
                                   la sombra
de la nube

leve

en la teja roja.










UN TRANVÍA AVERIADO EN EL SUEÑO DE LA LANGOSTA



Aquí la mente es
bulbo de lirios    suelo azul

canto a la materia
canto a la luz

Aquí la mente es
esfera de acero   suelo gris

canto

a la línea

que alcanza a la muerte

Un río de sonidos
    imaginarios:
           
Aparece, en el camino, la hierba verde brillante
La voz de un gángster en medio del desierto
Una lámpara de cartas
Una carta microscópica leída por mosquitos amarillos
Nenúfares en flor en el agua verdosa del gran río
Un tranvía averiado en el sueño de la langosta
Laura Dern muere en la ciudad de los Ángeles
Desechos de la aspiradora & la materia del día
Eliminar el historial del verano

Pero avanza en esta corriente        más allá:

Donde resuena la forma del silencio

Donde el corazón no se aleje
         del anhelo doloroso

          de alcanzar

          el agua infinita

          el enjambre radiante

Donde la alta montaña pierde su ceguera








1 comentario:

dylaniano dijo...

Buen poeta Rodrigo,es de esos poetas piolas que escriben bien y no se andan mostrando,