viernes, 23 de agosto de 2013

VADIK BARRÓN. Poesía Actual de Bolivia



Vadik Barrón, cantautor y escritor boliviano. Nació en Moscú, Rusia, en 1976. Creció en Oruro, Bolivia donde se inició en el arte formando parte de varios colectivos artísticos. En1999 se muda a La Paz.

Ha publicado los libros de poemas “Cuaderno Rojo” (2002) , “iPoem”, (2008), (Editorial Yerbamala Cartonera, reeditado por Catafixia Editores de Guatemala en 2011) y “Rocanrol y canciones del Futuro” (Plural, 2011), que obtuvo Mención de Honor en el Premio Nacional de Poesía. Formó parte del la 1ra muestra de Poesía contemporánea en Santa Cruz el 2006 y representó a Bolivia en el 4to Festival de Poesía Latinoamericana “Salida al Mar” (Buenos Aires - Rosario, 2007). En el 2006 fue co-editor de la revista de rock boliviano “Peluche Tóxico”. Colabora en distintas revistas y suplementos culturales bolivianos y latinoamericanos.

Como músico integró la banda de rock Aisha y posteriormente Camaleón, con quienes grabó “Camaleon” (2003), “Origami” (2005) y “Veneno” (dvd, 2008). En 2007 lanza su carrera musical solista con el álbum “Astronauta” en el 2008 editó “Minimalia”, en 2009 “Los diarios” y “Ovni” (2012), con una propuesta que aúna distintos estilos musicales dentro de la música popular actual, como el pop, el rock, el jazz, la canción de autor y el folklore -boliviano y latinoamericano-, contando permanentemente con la colaboración de destacados músicos bolivianos.

Actualmente vive en Berlín, Alemania, donde ofrece conciertos todas las semanas. Trabaja en su próximo disco y su próximo libro de poemas.



Selección de Gladys Mendía del libro Rocanrol y Canciones del Futuro


POETAS DEL FIN DEL MUNDO
“I’m the one who has to die when it’s time for me to die”
Jimi Hendrix

Hoy, que el fin del mundo está cerca
déjenme decirlo de la manera
más cursi posible:
poetas del fin del mundo, uníos.

Fundemos la Sociedad de Poetas Pobres
recorramos el planeta con plata prestada
pintemos bigotes en los posters de los dioses.

Yo, qué he fracasado en todos los menesteres
del entendimiento humano,
que le debo tanta plata a tanta gente
que he mirado el Parnaso con delectación babosa
declaro: que esta vida es todo lo que mis ojos verán

denuncio el hambre de las calles,
la senectud de las ideologías
la inoperancia de las religiones
la soledad de la hora pico.

Ayúdenme a gritar con las manos alzadas
y drogadas como en un concierto de rock:
que esta vida es todo lo que sus ojos verán
que nos mamaron compadres,                    →
que esta vida es todo lo que tus ojos verán,
que rompieron la alcancía y no nos enteramos.

Que esto es lo que hay, y punto.


NATURALEZA MUERTA

Tengo en el centro del pecho
un bodegón, naturaleza muerta
con mosquitos intermitentes.

La ausencia baila con desenfado
sobre el tablado de mis labios, ya carroña.

Muerdo el silencio, habito los pasos
de un muerto que silba canciones
a los serenos y vigilantes.

Llueve lluvia
llueve sola.



UPDATE
“Necesitamos un mundo que se eleve”
Tomi Kontio

Este es un poema automático: On,
y el cielo escupe serpiente áureas.
Off, y se hace un silencio de muerte
en el recinto, de pronto esfera.

La palanca verde a la derecha
desencadena humores acuáticos,
como caleidoscopios de papel picado.

El botón rojo abre los párpados de los claveles
y exhuma la grafía de los muros areniscos.

La tecla X permite acceder al mensaje,
que consiste en una sola y fatal palabra.
Una vez leída ya nada será lo mismo.

Pero el tormento es temporal y -a la larga- obsoleto.

Este poema será reemplazado en breve
por un software macanudo y optimista.

Pierda cuidado.



MOSAIQUE

                                                                                                    “...la primera piel del cielo...”
                                                                                                                      José Saramago

I
Hay un país que habita
fotografías y libros,
un mapa de seda en los labios,
una sílaba que se pronuncia con dificultad.

Hay un mosaico entre las lozas del baño
poblado de mujeres tahitianas y ositos de peluche,
almohadas que llevan bordadas: te extraño;
hay un cenicero sin estrenar
pecados hechos a la medida
de otras personas, una lástima.

II
Imaginemos un charco
en cuyo reflejo oblicuo se alinean
indistintamente nubes, huellas digitales,
carteles luminosos y adolescentes sonoras;
zoom in:
las piernas mórbidas
de las muchachas presentan moretones
zoom out:
la ciudad vestida de teja y calamina;
plano abierto hacia la piel del cielo:
Chagall nos pone a volar.



CANCIONES DEL FUTURO [1]
“La vida está en otra parte.
Cruzad fronteras. Huid.”
                                                                                  Salman Rushdie

Hace tristeza allí afuera:
en los charcos perennes
en los adoquines rengos
en los pájaros
que van dando tumbos de árbol
en árbol,
               como pedruscos.

Hace un frío de mierda, muchachos,
zaguanes, guantes de lana y tazones de té:
                                                   bienvenidos.

Guardemos las nubes, las canciones,
los papeles entregados al futuro:
enciendan hogueras y abrácense fuerte
debajo de las frazadas
como si no hubiese mañana.

Porque no hay, les cuento.


CANCIONES DEL FUTURO [2]
“Deja vú de lo que va a venir”
Fito Páez

Escribamos reseñas de libros sin publicar
fragmentos de novelas inexistentes
empecemos por el último verso
del poema más grande del mundo.

Pintemos estudios inconclusos
firmemos grabados ausentes
vendamos lienzos y tablas en blanco.

Dediquémonos a la crónica  y la glosa
al balbuceo constante de la crítica
recomendemos canciones odiosas
alabemos a los autores pérfidos.

La poesía no está en la calle:
en la calle está la gente que camina y trabaja
y cuestiona la utilidad de un poeta
la profundidad del teorema
la eficacia de la música
el beneficio del alma
sin despeinarse la rutina.                  →


En la calle están los perros
que se comen a los niños del futuro,
en la calle están los autos
inmóviles
de la crisis eterna.

Busquen la poesía en otra parte,
señorita periodista,
busquen la poesía en otra parte.


LA EX DE TU EX

Del amor ni las llamadas a medianoche
ni los pañuelos llorados, no las cenas con los padres.

Del amor no los celos ni los malentendidos
no los ex, ni los pro ni los contra de la post.

Del amor no los bailes ni las celestinas
no los closets, por favor: no saltar la barda.

Del amor ni las dietas ni las camisas
ni la espera a la puerta del cine, no los diarios
entre las sábanas del domingo.

Del amor no la angustia, ni el reproche
ni la venganza de la indiferencia.

Del amor
               eso sí
                          la liturgia.


LA HIJA DE LA LÁGRIMA

Un hombre es una taza de café
que es un ministerio de lo errático
que es un paraguas olvidado en casa de desconocidos
que es un milagro de la ley de probabilidades
que es una escala cromática del tamaño de cien elefantes
que es la idea más estúpida que puede habérsete ocurrido:

cien elefantes que se suicidan simultáneamente lanzándose
desde imponentes rascacielos
girando en el vacío como toneles de tristeza:
la luz, el horizonte, el mundo inmóvil
en la superficie eterna de la lágrima.


AUTÉNTICOS DECADENTES
                                               
Tres delgadas líneas de rimel
-partiendo el rostro en cuatro-,
un bouquet, un cigarrillo y un infarto.
Denle a este clown una autopsia venturosa,
una flor de ojal, una muela de oro.

No hay peor circo que el que no quiere ver
a los acróbatas de los campos minados
a los tragafuegos de la masacre austral
al hombre más flaco
a la mujer más triste
al niño más pobre del mundo.

Denle un beso de despedida
a los monociclos, a la madame barbuda,
a los aviesos centinelas del aire.

Ya llegó el nuevo show de las calamidades
y llegó para quedarse, pase y vea,
la tienda se desmorona
como un dios de papel maché.


OVNI

Vengo de un río muerto
de los aspavientos de la frecuencia modulada
del lodo inerme de los días, palomitay.

Vengo de la angustia de los autogoles
de las casa ladeadas
del invierno perenne, palomitay.

Dicen que no soy de aquí
que no comparto el grupo sanguíneo de la tierra
que no soy lo bastante boliviano
como mandan los cánones
de la miseria y el caporal.

Soy una presencia molesta
un golem fuera de stock
un objeto volador no identificado.

(estribillo)
Llévame a un lugar sin tiempo
como dice el rocanrol
y si un día me hago viejo
mátame como el alcohol.



THE POLICE
“…en su cabeza sonaba la música enemiga…”
John Steinbeck

señora, abra, es la policía
buenos días, venimos
a incautar sus cidis de cumbia
hasta aquí llegó el mal gusto

señora, colabore, haga patria,
el de maroyu también, por favor

señora, este país está cambiando
no se le ocurra pensar
que vamos a solucionar el problema de género
poniendo arrobas por aquí y por allá,
hay que tomar medidas drásticas y ejemplares,
no lloré por david castro, él se encuentra bien de salud

la revolución se lo agradecerá señora ¿cómo?
bueno, está bien, pero solo un temita,

señora por favor, estoy en servicio,
cabo, baile usted con la señora,
que se lo ordeno yo, caramba                      →

bailen por última vez
giren como peonzas
arriba el subdesarrollo
hurra la marginalidad
al diablo los hospitales y las escuelas
bailemos como nunca señora
le ofrezco mi brazo
vámonos al preste del señor de la resignación
gastemos el suelo y el sueldo
perdamos el alma y los zapatos
lloremos gozando,
meemos las rutas del progreso,
hundamos nuestras fauces en
chicharrones y alcoholes

que la trompeta del juicio final
nos encuentre arengando:
arriba las manos, que suene que suene.





1 comentario:

Manuel Fernádez de la Cueva dijo...

Felicidades, francamente bello.
http://ernestocapuani.wordpress.com/