martes, 6 de agosto de 2013

ORIETTE D´ANGELO. Poesía Actual Venezolana


Oriette D’Angelo  (Caracas, 1990). Es Abogada por  la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Participó  en  el  Taller  de  Poesía  (2011)  del  Instituto  de  Creatividad  y Comunicación  a  cargo  de Eleonora  Requena  y  en  el  Taller  de  Poesía  (2011-2012)  del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos.  Trabaja en el área del Derecho y lleva el blog ‘‘Descendencia y Paradero’’.



Selección de poemas inéditos por Gladys Mendía



Memoria trapecista

Procedemos de un circo
de una memoria trapecista
Cansa ser noviembre y mancha de poema ajeno.
Cansa nuestro tiempo y espacio,
que ahora es distinto.
Cansa el fragmento roto que me une,
la fachada del tornillo que me aprieta,
la sala de espera que soy todos los días.
Cansa serte
Olvidarte
Cansa la humanidad que escondo
en el trapecio que me zumba
al vacío de tus piernas.
Cansa ir de aquí
para allá
Ser todos los lugares 
y a la vez ninguno.
Memoria cansada en tu vaivén 
Cerebro cansado de tantos olvidos
Deja que se rompa la cuerda
y sálvame.




Sala de emergencia

Hemos recorrido más que el asfalto. Dejamos pasar los avisos de tránsito que nos advertían 
del posible desastre. Nos convertimos en un accidente que dejó estragos, carros destruidos 
y  cauchos  fragmentados.  Explosión  completa  de  una  desilusión  avisada.  Te  conocí 
cometiendo  el  delito  de  lanzar  una  bomba  directo  al  miocardio.  No  medí  los  frenos,  me 
auto mediqué y me provoqué una sobredosis. [No entiendo cómo se desintoxica una herida 
queriendo a alguien roto] Aquí estamos, en el eco distante del olvido y en la  catástrofe del 
metrónomo.  Tenemos  la  cronología  completa  de  los  accidentes  y  el  país  nos  ayuda  a 
reinventar la historia. Pasamos las venas como  pasamos la página,  pero no olvidamos, o lo 
hacemos sólo cuando no queremos sangrar. He cometido el error de quererme poco y dejar 
que  otros  se  den  cuenta.  Sin  embargo,  vuelvo  sin  venganza  al  accidente  que  fuiste  y  lo 
convierto  en  un  vendaje  para  no  mostrar  el  hueso.  Coloco  mi  herida  en  la  candela.  Me 
revuelco en la miseria que dejaste y la muestro.







Cortar la carne es permitir el hueso
YAMILA GRECO

Punto, sutura, 
paraíso
Descanso en hilo suspendido
aguja rota en sueño momentáneo
Herida abierta sobre un plato
Sutura descompuesta
Salvación extemporánea
Mi cuerpo es una transición que grita
¡no me salves! Que no te lo he pedido
Te muestro los huesos
y te ruego
me abandones
que ya estoy cansada de suturarme la memoria,
de esconder la herida abierta que eres
de olvidarte a golpes 
de empujarte hacia el hemisferio sur de mi cerebro
de verte feliz
mientras mi cuerpo explota
Déjame el cuerpo quieto,
que tiembla con tus manos 
de plaquetas frías.



En mi pecho se devoran paraísos

Nos hemos convertido en una Pantalla. Adormecidos ante el estruendo de las piernas. [Una 
cobija hueca con noticias de otro mundo. El muerto que no nos pertenece y el Presidente 
obsoleto acusado de corrupción. El programa en otro idioma y la antena infaltable en cada 
ventana en cada hogar. Nos dicen que aquí vale más el derecho a la alimentación que el 
derecho a la vida. Y morimos, pero comemos. En mi pecho se devoran paraísos, las playas, 
Los Roques, Mercal, La Tortuga. Subrayo un título como subrayo un país. El tiempo 
cambia y nos inventamos las estaciones. Nuestro invierno es una lluviecita y el verano es El 
Guri seco. Nos atropella una moto y seguimos. Tengo una patria de enjambres vacíos, pero 
la tengo. ¿Quién nos enseña a salir de la pantalla?  Quiéreme y sácame de aquí, dijo 
Manolo García, pero nunca lo escuchaste.







No hay comentarios: