lunes, 10 de junio de 2013

MARÍA CONSTANZA FARFALLA. Poesía Actual de Uruguay.



María Constanza Farfalla Salvo (1973, Uruguay). Se recibió de abogada en 1998 y cursó la licenciatura en Letras en la FHYCE de la UDELAR. En 1997 obtuvo el 1er. Premio del IV Concurso Internacional de Relatos del Colegio Mayor Hernán Cortés, Univ. de Salamanca. Consiguió menciones en los concursos de poesía de AEBU (2005) y del Colegio de Abogados del Uruguay (2003), y menciones con publicación en los concursos ediciones 2004 y 1998 de la B'nai B'rith (poesía y narrativa respectivamente). Entre los años 2000 y 2004 incursionó en el periodismo (Semanario Causa Abierta y revista infantil Entreamig@s). Recientemente participó del libro colectivo "Esto no es una antología. Antología de narradores jóvenes uruguayos" (prólogo de Horacio Bernardo), obtuvo dos premios especiales en la Primera Edición del Concurso Internacional de Microtextos “Garzón Céspedes” (2008) y una mención en la edición 2008 del concurso de minicuentos por sms “T Cuento Q”. Asimismo publicó artículos en la revista de circulación académica y universitaria “Paréntesis”.


SERIE DE TRES

I

boca
bocanada
porción de ruido
ese grito viaja boca adentro
o era nada en la boca
se abre entre los órganos como varias flores
mi ramo, ya tráquea adentro
oloroso y lleno
aspiro tu bocanada
tu manzana

y sos
flor entre los pulmones
árbol de pájaros nocturnos y entrevistos
alojado
en ese temblor de lo casi
transpira el estómago
tu mano divertida
me repugna

II

la noche en pedazos
grita desencajada
son temibles sus auroras
ella claudica
con un zarpazo dañino.
a esa hora
nadie vive a salvo
a esa hora
no hay humano

cuidado ese tigre
duele
cuidado con las uñas de la noche
entran al cuerpo
a filo y a dentelladas
acompañadas de las primeras luces

(está perdido el que tropieza con aurora envenenada,
destinado a memorizar crepúsculos)


Es que a la noche
cualquier alba la agrede
y eso aunque haya luna

La luna es insaciable:
codicia las verrugas


III

espantapájaros no:
extrañapájaros

él los busca, los obsequia, los celebra
y el cuerpo pajizo se recuerda fardo
(memorias del embrión, allá en el huevo:
al principio era la rueda)
Manos y cabeza de sueños de pájaro
el extrañapájaros no espanta: adquiere
festeja la pluma tibia, el gorgoteo de trinos
y si alguno le picotea el pecho
es una cruz que abraza,
se enternece su muñeco.


LLUVIAS


Llueve y habrá sido/ el amor/ el que trajo una lluvia un día. Pero esta nada trae, solo pasa/ Llueve y habrá sido/ la gloria/ o la derrota/ que trajo una lluvia un día/ Pero esta nada trae/ nada duele/ Otra lluvia de otro día trajo fiesta y filosofías, un pan de dos y unas manos/ Pero esta es sin memoria, no trae y a nadie mira/ Llueve y habrá sido bendición una lluvia un día, una lluvia como ésta/ Pero la de hoy nos traiciona/ como un suceder sin gesto