martes, 14 de mayo de 2013

JULIO CÉSAR POL. Poesía Actual de Puerto Rico


Julio César Pol (PoncePuerto Rico 1976). Escritor, editor y economista. Es uno de los escritores y editores más influyentes de la promoción/generación de 2000.  Fue co fundador de varios de los grupos literarios más relevantes de la década de 2000: El Sótano 00931, Colectivo literario, Botella al mar y La generación del nuevo ‘98. Fue Director de la revista El Sótano 00931 en el período de 2000 a 2007. Además fue Coordinador General de los encuentros de (De)Generaciones y editor de la antología Los Rostros de la Hidra.
Ha publicado los libros La guerra de las Galias (edición de autor),La luz necesaria, Idus de marzo, y Mardi Gras, estos, publicados bajo el sello editorial Isla Negra Editores.
Además ha publicado en revistas internacionales como "Desde el límite" (2002), "Borinquen literario" (2004), "Letras salvajes" (2004) "Hostos Review" (2005), "Aullido" (2006) y "Baquiana" [www.baquiana.com](2006).
En su rol de editor publicó las antologías Los Rostros de la Hidra y Poesía de Puerto Rico: Cinco décadas (1950-2000), esta última junto a otros editores. También, ha sido incluido en dos antología de escritores jóvenes latinoamericanos 2017 (2010)  y Transito de fuego (2009).
Pol obtuvo premios en los certámenes de ICPR Junior College, en los certámenes Universidad de Puerto Rico en Ponce, la Universidad Politécnica de Puerto Rico, el certamen del Círculo Jaime Marcano, el certamen del Círculo de Recreo de San Germán y el certamen de Olga Nolla de El Nuevo Día.

Selección por Gladys Mendía de Mardi Gras

La intemperancia de Salomón

beber del fruto
-no de la manzana- 
del glúteo
que no sacia

probar la gota de sudor 
en la mujer amarilla 
bajando espesa como la soya

la leche avinagrada y tibia 
del sudor de la mujer blanca 
haciendo surcos 
entre estrías

desvariar en el vahído del sudor 
de la mujer negra 
probar el éter del comino 
subiendo puñales por la carne

pero de la mujer roja
no la gota de azafrán 
sino el vapor
de un pubis que te consume 
lentamente entre llamas



Lo que de ti queda

A Melisa

Si te pudiera revivir
Desde este regusto de ti en mis labios

Reconstruir tu nombre
Tus senos tu sexo centelleante
Detener un segundo
La presión con la que me sometías

En el secreto de mi lengua 
Lo que guardé de ti

El sabor íntegro de los muslos truncados
La ciencia trémula que mordí
El resabio avinagrado de tu genética oscura

Si pudiera revivir
Lo que dejaste en mí
La resonancia en espiral de cada movimiento tuyo
Un recuerdo con raíces en mi boca 



Apostasía 

Colgué sobre tu silla 
Claudia
con mis calzoncillos 
mis votos 
y la madre iglesia

para dejar la sacristía…

y entregarme a ti
contigo 
a los placeres de la carne



El poeta 

El poeta obeso levanta sospechas 
quiebra sillas en los recitales
Lee poesía con voz entrecortada 
fatigado por la faja

Sobre su paso de viejo lento 
lo antecede 
su panza planetaria 
como carta de presentación 

Obrero de la palabra 
atrincherado
no por lo que le falta 
sino por lo que le sobra

Desdeña un buen libro
por una ración generosa 
de patatas con carne

Discute con pasión temblorosa 
Con tenedor en mano
con cuchillo 
la poesía

Es peligroso 
Asesina la imagen del escritor 
muertodehambre

Jamás le des la espalda 
al poeta obeso

Desconfía 

Porque su falta de mesura 
es su intención 




Desorden metabólico

Malentenderán la causa natural de mi muerte
y atribuirán al sobrepeso 
lo que realmente fue 
una decisión

Todos estos años sentado frente al banquete de la vida 
decidido a probarlo todo 
sin tiempo para repetir 
otra idea hedónica 
otro faisán en el plato
el sabor de otra cicatriz en el cuerpo

Había que probar algo 
diferente

Había que desentrañar 
arrebatar el placer etéreo 
resguardado en el segundo
intentarlo todo

Yo escogí de todas la salidas 
la placentera