miércoles, 23 de junio de 2010

Archivos Temporales de la Poesía Parte VII

Alfredo Nicolás Lorenzo, Camaguey (1964). Poeta, practica la narrativa y el ensayo. Es fundador de la revista Proposiciones de la desaparecida Fundación Pablo Milanes, ha colaborado en Alforja Poesía y La Voz de Coahuila (México). Actualmente se desempeña como docente, promotor cultural y coordinador de talleres. Es miembro del Taller Literario de la Fundación Nicolás Guillén; aparece en la Antología Sonetos de Amor y otros poemas, (Universidad Autónoma de Coahuila, México (2003) y también en la Revista Hispanoamericana de Literatura del Perú, recientemente a sido editado en Lima-Perú su libro Palabras Mágicas de un Poeta, por la colección Palabras del Oráculo dirigida por el Poeta e Historiador Literario, Cesar Toro Montalvo. Ha participado con relativo éxito en concursos internos universitarios de poesía; ha publicado también numerosos ensayos, artículos y material periodístico en su corta carrera literaria.



QUE DE SOÑARTE ME OLVIDO



Sobre tu corazón doliente
nace el fruto del olvido
fue nuestro amor consabido
de pena he insolente.

Flor de luz persistente
de mi sueño prohibido
de lo que amo he querido
suscribir la presente.

Pensamiento inédito y suave
luz de rosa y de ave
que de soñarte me olvido.

Y por quedarte prendida
de mi te ofrezco la vida
y un sueño vivido.




EL BREVE VIENTO ABANDONADO


A: Maria Antonia
Digo tu nombre Maria Antonia
de perdonable silencio aprisionado
insulto la vida que acaricia
el breve viento abandonado.

Consumido amor desolado
ave de luz en calida caricia
caigo bajo tu cuerpo desnudo
y me rindo a este rito que inicia.

De tu esbeltez, limpia y crecida
semilla que nace sembraremos
en esta tierra habida de vida.

Y a este invisible sueño prenderemos
al grito de esta tierra conmovida
a este beso de paz que sostenemos.



EN LA CAMA, EN TU CUERPO HAY UNA BRASA MIA


En la cama, en tu cuerpo hay una brasa mía
tu soledad ansia, mi ternura
la música tiene notas que la pasión apura
en besos que tu amor abría.

Sueño esperado. divinidad que traía
en un secreto viento de mil hábitos de holgura
grito y voz, invalidez tesitura
amor de paz, tu mundo se extendía.

Cuando tus manos abrasen mi camino
cuando tus dedos busquen mi destino
no habrá esperanza entre rosas.

Y seamos silencio, un puño de emociones
al besar tus labios, huracanes de pasiones
luz y sombra de pequeñas cosas.



LA FE EN DIOS NO SE HA OLVIDADO

Respiro una luz de caricia,
sea para ti Mundo una pared prohibida;
prefiero paciencia fruta convencida,
un sumo de gloria , una flor decidida.

Y así beso, canto que en Cuba se inicia,
fruto en mis manos, agua estremecida;
ansia que colma otra vida,
soplo en los pies, gozo en primicia.

Y esta sed de Cuba que nombra,
de la candida voz que asombra,
la fe en Dios no se ha olvidado;

Porque la fe, es grito en la palabra,
y un sostenido dolor que la vida labra,
de esta tierra, del amor que yo he soñado.




CUANDO EL CORAZÓN SE HA VUELTO OIDO


A: Tryno Maldonado

Cuando el corazón se ha vuelto oído
La marea más que un murmullo
Es un lamento
Marco sangrante grito callado
Un respirar
Presencia ausente
Ahí está sin conocerte
Corazón dulce niño sonriente
Una envoltura que se desborda
Contra los arrecifes
Se expande al viento
Pirotecnia de luz
Pretendes no señalar la esencia humana
Si es un concentrado
Ternura
Amistad
ojos-ventanas
La testa libre
Y en las manos como una ofrenda
Se han hermanado los corazones.

No hay comentarios: